miércoles, marzo 21, 2007

"el pétalo de la florecita"


Desde la cama el aire se vuelve turbio.
el humo del cuarto cigarro ayuda al astigmatismo y los objetos se tornan oscuros, deformados por el tedio y el cansancio de los huesos regenerándose.
fuera, todo sigue a su ritmo, la vida no le espera a uno: o estas allí para atraparla o te ignora vilmente, y es que la discapacidad, transitoria o no, no da tregua.
Paradojas. Esos días que no quieres levantarte de la cama y ahora, en la postración impuesta, todo lo de fuera parece bullente intenso excitante (menos los gritos histéricos de los niños que juegan en el parque)
Intentas aprehender un instante del afuera y la vertebra cercenada por un gilipollas con olor a gimnasio te grita tu inmovilidad y te hace recostarte de nuevo. El culo, aplastado y ya insensible, te anuncia que la degradación de tu fisonomía no ha hecho más que comenzar. hace unas semanas lo veías erguirse satisfecha e inconsciente. Inconsciente de que en un momento, una sola fracción de segundo, tu corto o largo plazo puede doblarse hacia cualquier lado. Esta vez viró 90 grados hacia la horizontal de un colchón barato de Ikea.
Y aún tendré que alegrarme de qué unos centímetros hayan salvado el eje de un cuerpo que ninguneamos.
Y es que las florecitas deben quedarse en su maceta sin esperar a crecer...

7 comentarios:

Emilio dijo...

No creo que seas, pero quién sabe. Tu te acuerdas de Emilio? y de Zamora? y de aquel verano de hace 15 años?

Yo me acuerdo de Valladolid. Y de la calle Lorenzo Hurtado, donde escribía a aquella chica con tu mismo nombre.

Espero noticias

E.

andrea dijo...

sí, soy yo.
campamento de zamora, cómo has llegado aquí?!

no sé si es la manera de contestarte, porque no consigo saber cómo dirigirme a tí.


Estoy muy sorprendida...joder.

andrea dijo...

aún sigo sorprendida...:)

Emilio dijo...

Pues yo tb estoy flipando. Tanto, que me olvidé la contraseña para meter comentarios y casi me tengo que pegar con la cuenta de google para poder volver a escribirte.

Pues sí. Te encontré. Después de buscarte varias veces, a impulsos, como se buscan los recuerdos bonitos. Y al final voy a encontrarte en tu blog solitario y postrada en la cama.

¿Qué tal esa espalda? ¿Va mejor?

Mi correo es de hotmail, y es como mi nombre y apellido pero con sólo una "o" enre los dos (manía de no publicarlo). Si no te aclaras dime por aquí (que tb tiene su encanto)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
andrea dijo...

Si, creo que con esta conversación ya no me hace falta buscar ninguna "ficción" que escribir...
El caso es qué yo no puedo recordar tu apellido, aunque tiene que empezar por o, eso lo sé:)
habrá que buscar un medio de preservar tu identidad/intimidad...

y la espalda mucho mejor. gracias:)

Emilio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.